Cuarto de crisis

Manejo de crisis

¿Palabras mágicas o palabras malditas?

Joaquin Ortiz de Echavarria

29 Noviembre 2018

El sábado primero de diciembre de 2018, Andrés Manuel López Obrador será presidente de los Estados Unidos Mexicanos. Oportunidad histórica la que tiene el tabasqueño de construir un discurso que recupere la confianza nacional e internacional que ha perdido en las últimas semanas.

Miedo, incertidumbre, crisis, catástrofe, terror y horror son algunas de las palabras que podrían ejemplificar miles de pláticas, sobremesas, noticias, posts en redes sociales que describen la enorme duda que se despejará el día de la toma de posesión de López Obrador: ¿qué mensaje le va a dirigir al mundo? ¿Cuál es su objetivo? ¿Cuál el tono de su narrativa?

Y esa pieza de comunicación impresa en varias hojas blancas seguramente de papel bond o proyectada en un teleprompter podría agudizar la incertidumbre o recuperar la confianza en el proyecto país de López Obrador. En un puñado de palabras: adjetivos, sustantivos, artículos, puntos y comas: pudiera estar encerrado el futuro de millones de mexicanos; inversiones; retorno de capitales; fortalecimiento del tipo de cambio; recuperación de la Bolsa Mexicana de Valores. En fin: palabras mágicas o malditas. Los llamados demonios de la lengua y todo en la garganta y los pulmones; en la lectura; en los gestos; en la actitud de un solo hombre: el próximo presidente de México.

Hasta ahora las señales que ha mandado el próximo gobierno lo dejan cerca del caos. El peso cotizando alrededor de 20.63 pesos por dólar, alcanzando así un nuevo máximo desde junio de 20.6333 pesos por billete verde y acercándose gradualmente al máximo en el año de 20.96 pesos, informó Banco Base. De acuerdo con la institución financiera, la caída del peso está relacionada con un incremento en la percepción de riesgo sobre México, lo cual reduce la demanda por instrumentos financieros denominados en moneda nacional. En su reporte explica que dicho aumento en la percepción de riesgo para el país tiene origen a través de una combinación de factores.

Por un lado, persiste la incertidumbre en relación a la siguiente administración federal, pues el viernes de la semana pasada se dio a conocer que existe una iniciativa en el Congreso para que el Estado administre los fondos destinados al retiro en lugar de las Afores. Asimismo, el fin de semana se llevó a cabo una consulta ciudadana poco representativa en la que los participantes votaron mayoritariamente a favor de la construcción del Tren Maya, proyecto impulsado por el equipo de López Obrador.

Banco Base también precisó que el peso perdió terreno al inicio de la jornada por las amenazas del presidente Donald Trump, publicadas en Twitter. En un tweet, el mandatario estadounidense manejó la posibilidad de cerrar la frontera sur de su país, si México no frena a los migrantes provenientes de Centroamérica, lo cual tendría repercusiones negativas para la actividad económica mexicana, pues se frenaría el flujo comercial.

López Obrador no tiene el camino fácil. Se avecina una crisis migratoria en la frontera con Estados Unidos donde miles de centroamericanos podrían estacionarse indefinidamente, con las implicaciones sociales y humanitarias que eso significa. También empresas e inversionistas se alejan astralmente de su proyecto económico y ha detenido planes de crecimiento y expansión en México. Hay fuga de capitales: al menos $5,000 millones de dólares y en general el clima social es de miedo a lo desconocido: horror.

Un discurso histórico, especial. Al final que será: ¿palabras mágicas o palabras malditas? Muy pronto lo sabremos.


Previous Next