Cuarto de crisis

Manejo de crisis

¿Caravanas en crisis?

Joaquin Ortiz de Echavarria

15 Noviembre 2018

 

El sueño es llegar a Estados Unidos de América; United States; USA; la Unión Americana. Abrazar en su máximo esplendor al american dream y vivir con las comodidades del catálogo navideño on line de Macys.

Cierto: millones de mexicanos, chilenos, ecuatorianos, venezolanos y colombianos han logrado establecerse legal e ilegalmente en esa tierra de oportunidades en los últimos 20 años. Solo en New York, mejor conocido como Puebla York, hay dos millones de poblanos.

Sin embargo, bajo el puño de Donald Trump las cosas podrían ser diferentes. El lenguaje xenófobo que ha utilizado contra las caravanas de hondureños y salvadoreños que avanzan lentamente vía México a la frontera con Estados Unidos podría romperle a esos miles de seres humanos el llamado american dream e impedir definitivamente su entrada al país de Donald the Duck.

Al menos 7,233 personas: 1,070 niños, 1,307 niñas, 2,234 mujeres y 2, 622 hombres van rumbo a la tierra de McDonalds; Pizza Hut y Disneyland. Y de llegar a la frontera lo último que van a encontrar es hospitalidad y un coro de amables estadounidenses cantando God Save America.

Todo lo contario: decenas de tweets de Trump ya les advirtieron que no son bienvenidos y prueba de ello son los más de 5,200 soldados desplegados en la frontera con México. Y el hombre del pelo anaranjado no se cansa de repetir una y otra vez que se trata de una invasión. ¿Pero qué sucederá si nunca logran ingresar a Estados Unidos? ¿En lugar de cheeseburgers adoptaran los tacos como alternativa alimenticia? ¿Verán en las canas de don Miguel Hidalgo y Costilla un buen padre y odiarán a George Washington? En resumen: ¿se quedarán a vivir deifinitivamente en México?

Y además de la respuesta a esa preguna incómoda para el gobierno entrante de Andrés Manuel López Obrador, ¿dónde van a instalarse una vez que tengan a la vista lo que piensan pudiera su tierra prometida? ¿Se montara un campo de refugiados del lado mexicano con inafrestructura suficiente para alimentar y ofrecer servicios sanitarios, limpieza e higiene para más de 7,000 personas?

En caso de que así sea, ¿por cuánto tiempo pueden estar en el ocio de la tristeza? La nostalgia por sus países y más en la época navideña pueden ser precusores de violencia entre ellos mismos. Expertos en manejo de crisis reconocen que se debe tener un plan temporal de trabajos ocupacionales; actividades recreativas –teatro y cine- y relgiosas –misas diarias- para ayudar desde una perspectiva humantiria a todas estas personas.

Hoy la suma indica al menos cinco caravanas diferentes. El viernes 12 de octubre de 2018 un contingente de migrantes se reunió en la terminal de autobuses de San Pedro Sula, la segunda ciudad más importante de Honduras y una de las más violentas del mundo. Al día siguiente, sábado 13 de octubre, iniciaron una marcha a través de Guatemala con rumbo a Tapachula, en Chiapas, México. La segunda caravana partió de Esquipulas, Guatemala, el 21 de octubre, siendo conformada por casi 1,000 hondureños. Una tercera caravana de entre 150 a 300 salvadoreños salió de San Salvador, capital de El Salvador, el domingo 28 de octubre. La cuarta caravana, o segunda caravana de migrantes salvadoreños, partió de San Salvador, El Salvador, el 31 de octubre, en dos grupos de 300 personas cada uno. Y hay una quinta caravana de unos 240 salvadoreños partió de ese país el 5 noviembre, esta vez buscando cruzar la frontera a través de Las Chinamas.

Pero nadie garantiza que esta situación termine con estas caravanas. Tal vez mañana sean 50,000 ó 100,000 seres humanos quienes decidan abandonar sus países y cruzar por México a USA. El origen de una crisis migratoria y diplomática con Estaodos Unidos se está gestando a un mes del arranque del gobierno de Andrés Manuel López Obrador. ¿Cuáles es el camino a seguir? ¿Hay un plan de contingencia?

Tal vez el plan es que se queden en México, como sucedió con 10 millones de mexicanos que se quedaron a vivir ilegalmente en Estados Unidos y ellos si lograron disfrutar de Disneyland; de las carcajadas de Mickey Mouse y de los gritos de Speedy Gonzalez.


Previous Next