Cuarto de crisis

Manejo de crisis

Empresas al borde de un ataque ¿de nervios?

Joaquin Ortiz de Echavarria

31 Mayo 2018


Camiones quemados; cierre fozado de instalaciones; desvio de rutas; pérdida de tiempo; rompimiento de ciclos productivos; riesgo de trabajadores y directivos, son algunos de los muchos eventos que todos los días padecen miles de empresas mexicanas y multinacionales como consecuencia de las acciones de grupos delictivos en México.

Armas, perros, blindajes, sistemas de seguridad perimetral, guardaespaldas, cursos de protección personal y talleres de manejo de crisis se han convertido en componentes estratégicos de la operación cotidiana de las compañías en el país. Cientos de millones de pesos se han invertido en el fortaleceimiento de sistemas que anticipen y prevengan el delito. Pero simplemente no alcanza. Tanto Grupo Lala como Femsa han anunciado el cierre de instalaciones, así como tantas otras corporaciones que tienen que lidiar con la seguridad de sus procesos como con el resguardo de sus operaciones, plantas y corporativos.

En su oportunidad, Francisco Cervantes, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), declaró que el robo a transporte con mercancía se incrementó 418% en los últimos tres años, con más de 3,357 hechos de este delito.

En el año se contabilizan cientos de eventos delictivos que afectan a la actividad económica del país. Éstos son sólo algunos de los más sonados: Septiembre de2017: Un cargamento ferroviario de 900 toneladas de maíz y frijol de soya con valor de $5,000.000 de pesos fue robado en el municipio de Cañada Morelos, Puebla. En Marzo de este año Coca-Cola FEMSA anuncia el cierre indefinido de su Centro de Distribución en Ciudad Altamirano, Guerrero, después de dos meses de hostigamiento por parte del crimen organizado. También en Mayo un tren de Ferrosur con 39 carros y cuatro locomotoras fue saboteado en su sistema de frenos, impactándose con otro tren en un patio en Orizaba, Veracruz. Lala anuncia el cierre indefinido de su Centro de Distribución en Ciuidad Mante, Tamaulipas.

No en balde el sector empresarial se encuentra alarmado por los niveles crecientes de inseguridad, violencia y delincuencia presentados en los últimos meses en el país, por lo que demandó soluciones inmediatas por parte del gobierno federal en coordinación con los locales, a fin de evitar que se convierta en “una espiral”, según se ha publicado en El Economista.

José Manuel López Campos, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco), expresó que se percibe un clima de mayor violencia y delincuencia ante la proximidad de las elecciones, lo cual “preocupa” porque las ausencias de poder permiten avanzar al crimen organizado.

En entrevista, comentó que la queja recurrente de los empresarios de su gremio es que se enfrentan a actos de extorsión y robo por parte de la delincuencia, lo cual alerta porque ya frenó actividades, y seguirá inhibiendo las inversiones previstas a realizarse en el país.

El líder de los comerciantes dijo: “Estamos buscando soluciones a las consecuencias y no a las causas, en este momento urge solucionar de manera colectiva lo que está pasando, no podemos permitir que el país siga en esa espiral en la que ha aumentado la violencia y delincuencia, eso genera ambiente de que se respira inseguridad”.

“Todo apunta a la impunidad, ya llegamos al México del no pasa nada, debe haber un endurecimiento de la autoridad”, exigió el líder de la planta productiva nacional, luego de presentarse el “golpe” delictivo al sistema ferroviario que tuvo un momento cumbre el pasado sábado, con el acto de sabotaje que derivó en el choque de dos trenes de la empresa Ferromex en Orizaba, Veracruz.

Denunció que las zonas como Puebla, Veracruz, Guanajuato, Michoacán y Tlaxcala, ya sea por carretera o ferrocarril, se registran como las más peligrosas para el transporte de mercancías, incluso, Tamaulipas era el territorio con el índice más alto de delincuencia y ahora, el Bajío y sureste están peor.

Cervantes se pronunció por que los gobiernos de los estados de alto índice de peligrosidad, junto con las autoridades federales y municipales, refuercen la seguridad y pongan “mano dura”, porque el fenómeno de robo de autotransporte de carga acumula 18 meses en aumento.

Los empresarios exhortaron al Senado para que el gobierno federal se coordine con los gobiernos de los estados y fortalezcan su sistema policiaco. “Sin seguridad y sin el fortalecimiento del Estado de Derecho no pueden fluir las inversiones, por tanto, no habrá empleos ni crecimiento económico”, advirtió el dirigente de la Concanaco.

Desde la perspectiva de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), es urgente sacar de la Secretaría de Gobernación la responsabilidad de la seguridad pública. “No le alcanza a la Secretaría de Gobernación, necesitamos una secretaría federal que tenga como único mandato organizar el combate a la inseguridad en el país”, se pronunció Gustavo de Hoyos, presidente del sector patronal.

El sector empresarial planteó la mejora de las condiciones laborales de los elementos de las policías, pues las academias de seguridad no cumplen con los estándares mínimos internacionales para la capacitación de elementos. “Hay que poner mucha atención en el crecimiento de la delincuencia, no se puede tolerar lo que está sucediendo”.


Previous Next