Cuarto de crisis

Manejo de crisis

¿Elección de muerte?

Joaquin Ortiz de Echavarria

24 Mayo 2018


Los números no mienten.

Y más allá de las estadísticas de quién ganará las próximas elecciones en México para la presidencia de la república; debates; chistes y agresiones entre los candidatos, hay otros números que perfilan a este proceso electoral como el más violento de la historia. Al menos 93 políticos de todos los partidos han sido asesinados en ocho meses; 305 agresiones directas e indirectas contra políticos; 70 ataques contra mujeres; todo concentrado en 35 municipios del país.

El crimen organizado y conflictos sociales han afectado las campañas en Morelos, Guerrero, Chiapas, Michoacán, Oaxaca, Estado de México, Jalisco, Hidalgo y Nayarit. Son 35 municipios donde se han prendido focos rojos por amenazas y ataques del crimen organizado. En Guerrero ocho municipios son considerados peligrosos por candidatos a puestos de elección popular debido a los niveles de inseguridad que se vive en ellos.

¿Qué está pasando? ¿Realmente todos los políticos asesinados eran miembros del crimen organizado?. ¿Y si lo eran por qué los seleccionaron para un puesto de elección popular? Pero en caso contrario, ¿son los criminales quienes imponen a los candidatos que les convienen y si eso no sucede simplemente los matan?

En este sentido, ¿cuál debe ser el mecanismo de protección para que se detengan los ataques contra candidatos y políticos a nivel nacional? Inaceptable que esta situación se convierta en la normalidad de los procesos electorales.

Las acciones del crimen organizado contra actores políticos están presentes en el sur de Morelos, donde en las últimas semanas asesinaron a dos exalcades. Además, con el secuestro de Lourdes Torres, candidata a la alcaldía de Álvaro Obregón, Michoacán, ya suman cuatro los municipios de ese estado donde ha habido presiones contra candidatos.

En Guerrero, al menos ocho municipios de la Zona Norte y de la Tierra Caliente son considerados como peligrosos por diversos aspirantes a puestos de elección popular, debido a los altos niveles de inseguridad; algunos candidatos han solicitado seguridad gubernamental.

Un caso reciente es el de Eusebio Echeverría, candidato del PRD a la presidencia municipal de Coyuca de Catalán, quien señaló que la situación quedó muy complicada después del asesinato de Abel Montúfar Mendoza, alcalde con licencia y candidato del PRI a una diputación local.

Asimismo, Omar Jalil Flores Majul, alcalde con licencia de Taxco y candidato priista a diputado local por el Distrito 21, se quejó de la grave inseguridad en los municipios de Tetipac y Pilcaya, lo cual ha complicado sus recorridos de campaña.

También el perredista Robell Urióstegui Patiño, alcalde con licencia de Teloloapan, candidato a diputado en el Distrito 20, señaló que no está realizando recorridos en los municipios de Acapetlahuaya e Ixcapuzalco debido a los problemas de inseguridad.

Los integrantes de la planilla completa del PRD para contender en la elección del ayuntamiento de Pedro Ascencio Alquisiras renunciaron a la posibilidad de competir por cuestiones de inseguridad, sin que presentaran sustituciones, afirmó Arturo Pacheco Bedolla, líder perredista.

La ola violenta en Chilapa tiene al municipio sin alcalde; el suplente, José Santos Valdivia, ya no quiere el cargo y pidió que una terna de vecinos decida quién va a gobernar. En dicho municipio se han dado agresiones contras aspirantes, principalmente del PRD. La acción del crimen organizado contra la designación de candidatos también se ha presentado en el sur de Morelos, donde la semana pasada mataron a dos exalcades en Amacuzac.

Juan Carlos Martínez Terrazas, dirigente del PAN en Morelos, dijo hace unas semanas que grupos del crimen estaban lanzando amenazas contra precandidatos en la zona sur del estado.

El dirigente del PRD en Morelos, Matías Quiroz Medina, admitió que el crimen organizado lleva a cabo protestas en la entidad con el fin de amedrentar a los candidatos y confundir a la sociedad.

Aspirantes a puestos de elección popular aseveraron que el narco, principalmente de Los Rojos, está presionando o imponiendo a candidatos en nueve municipios: Jojutla, Puente de Ixtla, Amacuzac, Tlaquiltenango, Tlaltizapán, Miacatlán, Mazatepec, Tetecala y Coatlán del Río.

Con el plagio de María de Lourdes Torres Díaz, candidata del Partido del Trabajo a alcaldesa de Álvaro Obregón, Michoacán, suman cuatro los municipios donde las presiones y acciones contra candidatos han pasado a la violencia.. Otros dos son Múgica y La Huacana, donde al menos tres candidatos del Partido Verde se bajaron de la contienda por amenazas personales.

Ernesto Núñez Aguilar, dirigente estatal del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), urgió a la gobernabilidad en la entidad.

Otro municipio que enfrenta violencia política es Nahuatzen, donde un grupo de habitantes incendiaron la semana pasada una camioneta y propaganda de la candidata al Senado por la coalición Por Michoacán al Frente, Alma Mireya González.

Pascual Sigala Páez, secretario de Gobierno de Michoacán, aseveró que los hechos violentos en Nahuatzen tienen el sello del crimen organizado.

Gráfico: Excélsior


Previous Next