Cuarto de crisis

Manejo de crisis

Comunicar en tiempos de crisis

01 Febrero 2018


¿Cómo debe ser la comunicación de quienes aspiran a la presidencia de la República Mexicana? Los expertos y especialistas dirían: precisa; clara; enfocada y segmentada por audiencias. Pero cuando todos los días se descubren muertos, cadáveres y fosas clandestinas; la comunicación de un candidato presidencial se debe entender desde la perspectiva de una crisis.

Aunque es difícil entrar a un tema tan complicado, el reto que enfrenta México en materia de inseguridad es enorme. Pero la comunicación y la propaganda no tienen sentido si las propuestas que hagan los candidatos tampoco tienen una base sólida o se encuentran articulados en el conocimiento y en los hechos. ¿Están preparados tantos los candidatos como sus equipos de campaña para administrar un reto tan grande? Tal vez en este momento la respuesta abone en la incertidumbre y la confusión. Pero ciertamente no se pueden suscribir a conocer y aprender qué está pasando en el país que quieren gobernar.

De acuerdo con los especialistas: “Una crisis es todo evento negativo que interrumpe las actividades normales de un gobierno; una institución o un funcionario público”. Hay dos tipos de crisis: concentradas en el tiempo: un atentado terrorista en un edificio emblemático; un asesinato de un candidato a la presidencia de la República Mexicana o un desastre natural. El segundo tipo de crisis son aquellas conocidas como difusas en el tiempo. Por ejemplo, la tendencia que se ha consolidado en el país en materia de violencia y crimen organizado. Desde hace más de 20 años el número de muertos por actividades delictivas criminales se ha incrementado año tras año, hasta llegar al 2017 como el más violento de la historia reciente.

Ante una crisis difusa en el tiempo que debe entender el equipo de campaña de candidato a la presidencia de México. Primero que todos los días de su gobierno estarán sujetos a lo que se conoce como factor sorpresa. Ello significa: un evento disruptivo, tal vez, muy seguido. Ejemplo: los 43 desaparecidos de Ayotzinapa o los más de 40 michoacanos supuestamente secuestrados cerca de Acapulco, Guerrero. Son eventos que contienen un factor de escalación y en especial falta de información. Y ante la falta de información un gobierno o un presidente deben poder establecer una estrategia de contención desde las primeras horas de una crisis.

Primero: sorpresa; despúes falta de información e inmediatamente hay una escalación de eventos que cuya sucesión entre uno y otro es muy rápida. Se inundan los medios de comunicación de noticias negativas; las redes sociales transforman el evento negativo en trending topic; y el gobierno en turno se convierte en algo parecido al diablo.

Una vez que la información está en las redes sociales y en los medios de comunicación es fundamental decidir quién será el vocero de esa crisis. Por ejemplo, en la administración de Felipe Calderón Hinojosa, en algún momento el vocero que hablaba únicamente del combate a la delincuencia fue el doctor Raúl Poire. En la gestión de Peña Nieto el vocero del gobierno federal ha sido Eduardo Sánchez. Pero con miras al futuro será fundamental si el nuevo gobierno entrante en 2018 determina separar el tema violencia en un apartado que de manera particular establezca una estrategia de contención; comunicación y difusión que solamente aborde temas delictivos. Es un hecho que la espiral de sangre que ahoga al país no terminará de un día para otro. Y también en el próximo gobierno existirán otros eventos delincuenciales con alcance internacional, como ha sido el caso de Ayotzinapa o el asesinato de Luis Donaldo Colosio.

Propuestas al vapor; diagnósticos sin consistencia; verborrea sobre promesas para acabar con el crimen organizado en cinco minutos solamente hundirán al candidato que se case con la demagogia de la fantasía en materia de criminalidad en la pérdida absoluta de credibilidad. Al final una buena estrategia ante una crisis debe incrementar los niveles de control y disminuir la incertidumbre ante una crisis; en el menor tiempo posible al menor costo posible.

¿Algún candidato podrá hacerlo?


Previous Next