Cuarto de crisis

Manejo de crisis

¿Porqué hasta ahora?

Joaquin Ortiz de Echavarria

04 Enero 2018


México tiene la mitad de policías que necesita y con malos salarios, reconoce la Secretaría de Gobernación apenas unos meses antes de finalizar la gestión de Enrique Peña Nieto. Mejor tarde que nunca, dirán los optimistas. Pero algunos especialistas que levantan las cejas con asombro piensan que este gran descubrimiento se sabía desde el arranque de la presente administración.

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el número total de elementos con el que cuentan las policías estatales es apenas la mitad del mínimo que el país necesita y mucho menor del que la ONU recomienda. Además, más del 60% de los policías que sí hay no ha superado las pruebas del desempeño. A todo ello se suman condiciones laborales precarias: salarios bajos y prestaciones mínimas que no se conceden completas en ningún estado.

El diagnostico de las condiciones en que operan las 32 policías estatales del país, muestra que México necesita al menos de cinco año más para contar con el número total de policías que requiere. Hoy solo dos de los 32 estados cuentan con agentes arriba del estándar mínimo.

Son alarmantes los datos del estudio, pero lo es mucho más el que tampoco se diga si en los últimos seis años se avanzó algo en el fortalecimiento de las policías estatales o simplemente no pasó nada. ¿Cuánto se invirtió o se dejó de invertir? ¿Qué estados hicieron bien las cosas? ¿Todo fue deterioro, corrupción e ineptitud?

También el estudio analiza las condiciones en que se encuentran las corporaciones policiales a través de 10 indicadores que representan los estándares mínimos con los que se debe operar de acuerdo a lo que marca la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública y los propios acuerdos adoptados en el Consejo Nacional de Seguridad. Esto de cara a un proceso de certificación de los policías del país que arranca en enero del 2018 y en donde la conclusión hoy es que apenas 1 de cada 3 policías estatales cumpliría con los requisito para obtener dicha certificación.

El diagnostico detalla que de acuerdo con los estándares internacionales, reportados por la Organización de las Naciones Unidas, el promedio de agentes de policía mínimo es de 2.8 elementos por cada mil habitantes. En México se ha establecido como una meta mínima realista que haya 1.8 policías por cada mil habitantes.

Pero la realidad es que el país tiene hoy una tasa de policías estatales de apenas 0.8 agentes por cada mil habitantes. Esto derivado de que cuenta con 128 mil 922 policías estatales en activo, de los cuales 8 mil 921 ni siquiera deberían seguir operando porque están reprobados el control de confianza.

Lo anterior arroja un estado de fuerza real y legal de 120,000 elementos estatales. “El país tiene la mitad de las policías preventivas estatales de los que como mínimo debería tener”, indica el estudio.

El análisis del estado de fuerza a nivel entidad federativa es revelador. Solo la Ciudad de México cuenta con una tasa de agentes policiales por encima del promedio mínimo: 4.2 agentes por cada mil habitantes. Luego Tabasco, que lo cumple apena empatándolo: un promedio de 1.8 agentes.

De ahí en fuera ningún estado llega a la meta. Los casos más críticos son los de Baja California donde apenas hay 0.3 elementos de policía por cada mil habitantes; luego Aguascalientes, Guanajuato, Querétaro y Sonora con una tasa de 0.4 policías; mientras que Baja California Sur, Chihuahua, Coahuila, Durango y Sinaloa tienen apenas 0.5 policías por mil habitantes.

El número de policías no es el único problema. De los que si existen y están operando, apenas la tercera parte cumple con los cuatro componentes que exige la ley para obtener el Certificado Único Policial (CUP) que certifica que tienen las habilidades conocimientos y aptitudes necesarias para ser un policía.

De los cuatro componentes del CUP el de mayor retraso es el de “Evaluación de Desempeño Aprobada y Vigente”, donde solo el 38.1% de los 128 mil policías en activo cuenta con dicha evaluación cumplida. El segundo componte con mayor retraso general es el de “evaluación de competencias básica aprobada y vigente”, con apenas el 43.2% que lo tienen acreditado.

En el tercer componente “formación inicial o equivalente”, el 76% de los policías estatales en activo cuentan con ella, mientras en el cuarto y más antiguo, que es “control de confianza aprobado y vigente”, el 93% de los policías estatales cumplen con el mismo.

En conclusión, en ninguno de los cuatro componentes se registra un avance del cien por ciento lo cual dificulta que se cumpla con el objetivo de tener para el 2019 al 100% del personal operativo acreditado con el CUP, como se estableció y publicó en el Diario Oficial de la Federación el de septiembre de 2016.

Formación deficiente. De acuerdo con la Ley General del Sistema Nacional de Seguridad Pública, cada estado debe tener por lo menos una academia o institución de formación policial que cumpla con doce rubros mínimos de equipamiento e infraestructura.

Dichos rubros son aulas de trabajo, aulas de cómputo, sala de juicios orales, comedor, cocina, dormitorios suficientes para alumnos en pernocta, pista de pruebas físicas, salas con equipo audiovisual, servicio médico stand de tiro, área de entrenamiento, y explanada o pista de práctica vehicular.

El diagnóstico revela que aun cuando existen 39 academias en el país apenas seis de ellas cumplen con estos 12 requisitos mínimos y son las que se encuentran en Baja California, Chihuahua, Hidalgo, estado de México, Puebla y Sonora.

Los aspectos en donde hay mayor retraso son en cuanto a salas de juicios orales donde apenas 12 academias cuentan con dicho equipamiento, mientras que en el tema de pista o explanada vehicular solo son 16 academias que cumplen con este aditamento, y en cuanto pistas de prueba física apenas hay 18 escuelas con ellas.

El diagnóstico revela que con los institutos policiales con los que se cuenta actualmente tomará por lo menos cuatro años y medio el poder formar a los agentes que se necesitan tan solo para completar el estado de fuerza que hace falta y llegar a la tasa de 1.8 policías por mil habitantes estatales.

Mal pagados y con pocas prestaciones. Los policías estatales del país del rango más bajo deben percibir por lo menos un salario de 9 mil 933 pesos mensuales y contar con seis prestaciones laborales básicas, de acuerdos alcanzados en los consejos nacionales de seguridad. En este apartado también hay severos retrasos.

En cuanto al salario solo en 19 de las 32 entidades del país (menos del 60%) los policías estatales perciben un salario igual o mayor que el señalado como mínimo.

Los policías con el salario más bajo son los de Chiapas que ganan apenas cinco mil 391 pesos al mes, seguidos de los de Tabasco con un sueldo de seis mil 175 pesos y los de Hidalgo con seis mil 617 pesos. En cambio el estado donde están los agentes con el salario más elevado es Sonora donde ganan 13 mil 687 pesos cada 30 días.

Respecto a la seis prestaciones básicas: seguro de vida, servicio médico, crédito para vivienda, fondo de ahorro para el retiro, apoyo para familias de policías caídos, y beca escolares para hijos de agentes, el diagnostico evidencia que ninguna de las 32 entidades federativas cumple con dotar de ellas a la totalidad de sus elementos.

La prestación básica que menos se proporciona a los policías es la de becas para sus hijos, pues apenas 16 estados, o sea la mitad, la contemplan para sus agentes estatales. La otra con mayor retraso es la de créditos para viviendas pues solo 22 entidades la proporcionan a sus policías.

Otra falencia importante es cuanto a las comisiones de Servicio Profesional de Carrera cuya labor consiste en reglamentar y organizar procedimientos de ascensos, catálogos de puestos, manuales de procedimientos en casos de irregularidades, reglas para sanciones, entre otros. Hay ocho estados que no cuentan con ella: Aguascalientes, Baja California Sur, Durango, Hidalgo, Nayarit, Sinaloa, Tlaxcala y Zacatecas.

Unidades especiales incompletas. El diagnóstico revelado por el Secretariado Ejecutivo también identifica faltantes en cuanto a tres unidades especiales con las cuales deben de contar las policías estatales, y que son obligatorias según diversos acuerdos del Consejo Nacional de Seguridad.

Una de ellas es la Unidad de Policía Procesal que requiere el sistema penal acusatorio. Apenas 24 estados cuentan con ella pese a que el nuevo sistema entró en vigor desde mediados de 2016.

Respecto a la Unidad de Operaciones Especiales que deben encargarse de acciones de alta complejidad operativa y estar conformadas por agentes élite, apenas 22 estados cuentan con ella.

Y en el tema de la Unidad de Policía Cibernética son 26 policías estatales las que reportaron que la tienen en funcionamiento.


Previous Next