Cuarto de crisis

Manejo de crisis

México o la eternidad violencia

Joaquin Ortiz de Echavarria

23 Noviembre 2017


Los datos son alarmantes. Pareciera que México es un país en guerra; en una revolución que no tiene fin y ha caído en una espiral de violencia casi eterna. De acuerdo con el Observatorio Nacional Ciudadano, que en 2017, ya suman 24,000 personas que han perdido la vida por homicidios dolosos más otros 30,000 mexicanos desaparecidos.

Esta organización ha señalado a la opinión pública en voz de su director general, Francisco Rivas: “aparentemente hay una pérdida de rumbo por parte de las autoridades, que parece que ya empacaron sus cosas y se están yendo muchos y no hay nadie que esté asumiendo la responsabilidad”.

Agregó que entre los candidatos a la presidencia de la República o a las Gubernaturas estatales tampoco se ve un liderazgo ni una claridad de ideas sobre qué se va a hacer.

Rivas informó que acaban de salir los datos de octubre y si se toman como base los primeros diez meses de este año se encuentran crecimientos desmedidos en los índices de violencia, no sólo en el homicidio que creció un 22% sino por ejemplo en los robos que aumentan más del 30%. Subrayó que este mes se superó la tasa de homicidio de 2011 y este año es de 16.9 homicidios por cada 100,000 habitantes. Rivas puntualizó que 17 estados del país son los que ocupan los primeros cinco lugares en 10 delitos, sin considerar otros como el robo de hidrocarburos, desapariciones, la trata de personas u otros crímenes que no se voltean a ver porque no se cuenta con una numeralia oficial que permita analizar con claridad lo que está sucediendo.

Comenta Rivas: “Tenemos casos como Baja California Sur o Tabasco, donde la autoridad literalmente no sabe qué hacer y las cosas son tan graves que ocupan los primeros lugares en muchísimos delitos. Existen casos de estados que no pertenecían al mapa de la violencia, como Aguascalientes, Quintana Roo, Querétaro o Baja California Sur, pero que ya se suman a la lista.

Enfatizó que no existe una estrategia contra la delincuencia y lo que se ve es sólo una repetición de acciones y no hay una autoridad que tenga un liderazgo claro para poner todos los esfuerzos y generar mejores condiciones. Agregó que no se están combatiendo los recursos financieros de los delincuentes, no se están cerrando los mercados ilegales y no se está trabajando en fortalecer a las instituciones.

Sobre los recursos que se destinan a combatir la delincuencia, Rivas destacó que ha habido un esfuerzo muy importante y hay algunas mejoras en términos de cómo se distribuye el dinero, pero lo que no está claro es si ese dinero que se está utilizando sirve para algo.

Rivas hizo referencia a lo señalado por el presidente Enrique Peña Nieto acerca de que las quejas de las organizaciones sociales lastiman a las instituciones policiacas y puntualizó que realmente lo que se busca es fortalecer a dichas instituciones. “Los policías están mal pagados, maltratados, mal capacitados y lo mismo pasa con peritos y Ministerios Públicos. Si volteamos a ver los casos de los Ministerios Públicos, en una entidad de baja incidencia delictiva, un Ministerio Público tiene aproximadamente cien carpetas de investigación, que investigar, y en una de alta incidencia delictiva puede superar las trescientas”, dijo.

Añadió que es difícil pensar que en estas condiciones una persona pueda hacer un trabajo profesional, puntual, apegado a derecho y respetuoso de derechos humanos. Respecto a la Ciudad de México, Rivas dijo que ésta ocupa el tercer lugar en robo a negocios; segundo lugar en robo a transeúnte y cuarto lugar en robo con violencia. Agregó que el homicidio es un delito que ha crecido y ha llegado a su máximo histórico, pero en la Ciudad de México se mantiene por debajo de la media nacional, lo cual no significa que sea una buena noticia.

“Sí tenemos un problema, tenemos un problema generalizado y creo que parte de eso es precisamente lo que decía. No tenemos un combate a los mercados ilegales. ¿Qué evidencia tenemos de que se esté cerrando el ingreso de armas de fuego al país o que se esté bloqueando la comercialización de armas de fuego en el país?”, destacó el funcionario.

ARespecto a quienes piden modificar el artículo décimo de la Constitución, sobre la portación de armas de fuego, Rivas alertó sobre la posibilidad de aumentar los factores de riesgo. Especificó que los ciudadanos están desesperados y buscan soluciones, pero se han buscado malas soluciones. Pidió ser más cuidadosos porque el problema que se ve en el Estado de México, en la Ciudad de México y en todas las entidades se ve reflejado en el agregado nacional.


Previous Next