Cuarto de crisis

Manejo de crisis

Los costos de una tragedia

Joaquin Ortiz de Echavarria

16 Noviembre 2017


Números, datos y cifras podrían resumir en una hoja de cálculo el valor de una tragedia. Sumas y restas en donde las fórmulas matemáticas no alcanzan para cuantificar el dolor; el sufrimiento; el miedo y la muerte después de los terremotos que azotaron a México en septiembre del 2017. El 19 de septiembre quedará sellado para la historia como el día en donde la casualidad; la causalidad o algún evento esotérico sumaron esfuerzos para que hubiera dos sismos catastróficos con diferencia de 32 años. ¿Estaría escrito en el tarot azteca: el Tonalamatl? Tal vez en la magia de sus cartas donde la muerte tiene un papel preponderante exista una respuesta. Pero eso solamente los magos y los sacerdotes mexicas lo saben.

En el mundo de los datos: el costo de la reconstrucción de las zonas destruidas en México por los dos terremotos que golpearon en septiembre el centro y suroeste del país ascendería a unos $48,000 millones de pesos: alrededor de $2, 556 millones de dólares, estimó el presidente Enrique Peña Nieto.

Los sismos del 7 y 19 de septiembre afectaron a más de 12 millones de personas en el país y dejaron 471 muertos, casi la mitad de ellos en Ciudad de México. Los terremotos también dejaron unas 180,731 viviendas con daños en la Ciudad de México y en Chiapas, Guerrero, México, Morelos, Oaxaca, Puebla y Tlaxcala.

Oaxaca y Chiapas concentraron el mayor número de hogares siniestrados a consecuencia del temblor de 8.2 grados Richter del 7 de septiembre, el de mayor magnitud en México en 100 años, con 63,336 y 59,397 casas afectadas, respectivamente.

La revisión del Gobierno encontró que 21,823 casas en Oaxaca y 18,058 en Chiapas sufrieron daños totales, según datos que Peña Nieto, ha dado a conocer a la opinión pública. El sismo de intensidad 7.1 que sacudió al país casi dos semanas después, el 19 de septiembre, causó daños en 27,812 viviendas de Puebla; 15,352 de Morelos; 6,059 del estado de México; 2,976 de Guerrero y 34 de Tlaxcala. En la Ciudad de México, donde cobró 228 vidas, el temblor provocó afectaciones en 5,765 viviendas, de las cuales 2,273 tuvieron daños totales.

Además de las viviendas, 16,136 escuelas en 10 entidades del país tuvieron daños totales, parciales o menores y poco más de 475,000 alumnos de 2,896 planteles deben ser reubicados en aulas alternas o temporales, de acuerdo con Presidencia de la República. El 98% de las unidades médicas en las localidades golpeadas está operando con normalidad. Sin embargo, 53 sufrieron daños mayores y 325 requieren de una rehabilitación por afectaciones menores. Un total de 1,821 edificios que forman parte del patrimonio cultural, como iglesias o monumentos, tuvieron daños severos, moderados o menores en 11 entidades, principalmente en Puebla, Oaxaca, Morelos, estado de México y Chiapas.

¿De dónde saldrá el dinero para iniciar la reconstrucción? La Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados acordó destinar aproximadamente $50,000 millones de pesos dentro del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el 2018, que serán destinados a la reconstrucción de vivienda e infraestructura dañada por los sismos de septiembre. Los diputados contemplan los $43,291 millones de pesos de recursos adicionales aprobados en la Ley de Ingresos de la Federación, más otros recursos provenientes de recortes al gasto del 2018, a fin de crear una bolsa de aproximadamente $50,000 millones de pesos para la reconstrucción.

También los diputados del PAN, PRD y MC consideraron crear un fondo nuevo para la reconstrucción, mientras que la bancada del PRI planteaba direccionar los recursos mediante el Fondo de Desastres Naturales (Fonden) y otros concurrentes como el Fondo Nacional de Habitaciones Populares y subsidios de la Comisión Nacional de Vivienda.

Una parte de los $50,000 millones de pesos será destinada a reconstrucción de vivienda, y el resto será para caminos rurales, alimentadoras, infraestructura hidráulica (agua potable y alcantarillado), escuelas y hospitales afectados por los sismos.

La SHCP será la encargada de reglamentar el uso de los 50,000 millones, para diferenciar cómo serían los apoyos: para zonas rurales, para zonas urbanas, apoyos en especie o en efectivo. Las personas damnificadas en la Ciudad de México sí podrán acceder a recursos de la reconstrucción, aunque aclaró que no se podrán reponer viviendas o departamentos con valor de 2 o 5 millones de pesos, debido a que los recursos no alcanzan. El plan de aplicación de recursos contempla si la afetación es en zona rural; zona urbana y cómo se ayudará a diferentes personas según su nivel socioeconómico. Para quienes perdieron una casa de $5,000,000 de pesos o más, el Estado Mexicano no les puede reponer una casa de esa naturaleza. Hay personas que perdieron su casa y era todo su patrimonio de $200,000 o $300,000 de pesos. El Estado Mexicano, han informado los legisladores, ayudará, en la medida de sus posibilidades, a todas las personas con modelos generales, tratando de diferenciar si es zona rural, si es zona urbana, así como tipos de apoyo, ya sea en especie o económicos.

TPero en el terreno de lo emocinal se ha dicho muy poco, casi nada. Miles de mexicanos después de los sismos tienen otra vida: sin casa; tal vez llorando algún familiar muerto y muchos más viven en la calle en donde las cifras de los políticos no significan nada; en donde la danza de los millones adquiere un tinte macabro porqué todo ese dinero no alcanzará nunca para regresar el tiempo: recuperar la vida; resucitar a los cadáveres o simplemente sanar el alma.

Ahí están las estadísticas; ahí queda el dolor. Los diputados a sus curules y los afectados de los sismos a un olvido agrío: en la prensa y en los medios de comunicación se les dibuja como martires y sobrevivientes heroícos, pero a raz de calle el tiempo y el ocio transcurren lentamente; los recuerdos se transforman en espectros que nunca saldrán de la memoria de miles de afectados por los sismos y en especial de ese día; de esa fecha; de ese mes: 19 de septiembre del 2017.


Previous Next