Cuarto de crisis

Manejo de crisis

¿Anticipar atentados: misión imposible?

7 Septiembre 2017


¿Es posible anticipar atentados terroristas? Lobos solitarios; células aisladas que operan sin estructura; supuestos seguidores de ISIS que un día se levantan a matar infieles; son algunas de las categorías que aplican hoy en día para tratar de clasificar a quienes han atentado contra ciudadanos y cuerpos policíacos en Francia, Inglaterra, Bélgica, Turquía, Alemania y otros países a lo largo y ancho del mundo.

Mucho se aprendió en el siglo XX acerca de cómo operaban grupos como la ETA o las guerrillas centroamericanas que con cierta lógica atacaban la infraestructura, políticos o secuestraban por millones de dólares. Se sabía, por ejemplo, que en el caso de un secuestro se operaba por células que de manera coordinada trabajan como un engranaje de un reloj, pero que los integrantes de esas células no se conocían para no comprometer a su organización. También había un comando central y un fondo ideológico.

Pero ahora, pareciera que todo recae en los llamados lobos solitarios que diseñan, planean y ejecutan un acto terrorista en su casa sentados frente a una computadora. Por ejemplo, el reciente ataque a las Ramblas en Barcelona, España.

Se dice que la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos se puso en contacto con los Mossos de Escuadra el 25 de mayo para avisarles sobre un posible atentado terrorista "específicamente en La Rambla" de Barcelona, según informó El Periódico, que ha contrastado dicha información con dos fuentes del Govern de la Generalitat.

El comunicado, redactado por el National Counterterrorism Center (NCTC), el organismo que coordina a una veintena de agencias federales de información y espionaje de EEUU, también fue enviado a la Policía Nacional, Guardia Civil, Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO).

"Información no corroborada de veracidad desconocida de finales de mayo del 2017 indicaba que el estado islámico de Irak y Ash-Sham (ISIS) estaba planeando llevar a cabo ataques terroristas no especificados durante el verano contra zonas turísticas muy concurridas en Barcelona, España, específicamente en La Rambla", se asegura en la nota redactada por los servicios de inteligencia de Estados Unidos.

Precisamente en las Ramblas barcelonesas fue donde tuvo lugar el atentado del pasado 17 de agosto en el que una furgoneta blanca arrolló, a toda velocidad y haciendo eses, a los viandantes del eje turístico, dejando un saldo de 14 muertos y más de un centenar de heridos.

Ese mismo día murieron otras dos personas, una apuñalada por el autor del atropello en su intento de huida y otra, en un segundo atentado, horas después, en la ciudad tarraconense de Cambrils.

Aunque los interlocutores habituales de los servicios antiterroristas de este país son sus homólogos en España, en este caso decidieron enviarla también a los Mossos por tratarse de una información que podía "desarrollar potenciales pistas de investigación". De todos modos, en ningún momento se aclaró de dónde procedía esta alerta, ni tampoco se facilitó información sobre posibles terroristas, domicilios o teléfonos controlados por el ISIS.

Cabe señalar, sin embargo, que sí se podría haber extremado la vigilancia tras recibir este aviso, aplicando medidas como, por ejemplo, la instalación de bolardos en la calle, incrementando la presencia de agentes o con restricciones de tráfico.

Pero no se hizo nada y el atentado ocurrió. Un reto enorme tienen los cuerpos de inteligencia en el mundo para encontrar el camino en cómo desactivar en una sociedad digitalmente conectada a los lobos solitarios: cazarlos y evitar la muerte de cientos de personas en los próximos actos terroristas. ¿Misión imposible?


Previous Next