Cuarto de crisis

Manejo de crisis

Muertos sanos y saludables

Joaquin Ortiz de Echavarria

23 Marzo 2017

Javier Duarte Animal Político

Hasta los muertos seguían recibiendo servicios de salud en Veracruz durante la administración del prófugo Javier Duarte. Se destapó la cloaca de su gestión y los más afectados son los pacientes que padecieron las malas prácticas de su gobierno en materia sanitaria.

En efecto, entre los problemas más notables atribuibles a su gobierno estaban el deterioro de las instalaciones de las clínicas en Veracruz, Tierra Blanca, Córdova, Coatzacoalcos, Poza Rica y Xalapa; la falta de fumigación contra plagas; los análisis de la calidad de agua; la escasez de insumos y medicamentos básicos, que son fundamentales para ofrecer un servicio de calidad.

Por ejemplo, en el caso de los pacientes con insuficiencia renal el servicio que se ofrecía en la administración de Duarte no incluía los análisis clínicos que son críticos para asegurar altos estándares de higiene que requiere el procedimiento de hemodiálisis. Esto significa un costo importante adicional para las personas que en algunos casos tienen que desplazarse desde lugares remotos para acudir a sus terapias en las clínicas de las ciudades mencionadas.

De hecho, se ha acusado a una empresa cercana a Durarte, Grupo NRA, de no haber cumplido con las obligaciones del contrato de servicios de hemodiálisis con la Secretaría de Salud del Estado de Veracruz (SESVER), motivo por el cual fue necesario hacer un cambio inmediato de proveedor para no interrumpir este tratamiento de soporte de vida para cientos de veracruzanos. Aún así la empresa vinculada a Duarte cobró por sus servicios más de $60 millones de pesos.

En este sentido, uno de los primeros actos de gobierno de la administración del gobernador Miguel Angel Yunes fue cancelar el contrato con Grupo NRA, tomando en cuenta el reisgo en el que se encontraban los pacientes con problemas renales. La decisión de la autoridad sanitaria se encuentra fundamentada en la legalidad por tratarse de un servicio médico de soporte de vida; es decir, no puede dejar de otorgarse porque de ser así los pacientes fallecerían.

Según fuentes oficiales, el artículo 54 de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos, Administración y Enajenación de Bienes Muebles del Estado de Veracruz establece que: “Cuando por razones de seguridad de las instituciones, no sea conveniente proceder a una licitación pública, se podrá optar por la licitación simplificada o incluso por la adjudicación directa, siempre y cuando lo solicite la unidad administrativa de manera fundada y razonada al subcomité y éste lo autorice”.

El artículo 55 de la misma Ley permite que las instituciones celebren contrataciones a través de la adjudicación directa, previa autorización del subcomité de adquisiciones, a través de un dictamen de procedencia que fundamente la determinación cuando surjan “circunstancias que puedan provocar trastornos graves, pérdidas o costos adicionales” o “existan razones justificadas para la contratación de servicios especializados”.

De esta forma, el día 13 de febrero del 2017, el dictamen de procedencia para la adjudicación directa del servicio de hemodiálisis fue aprobado por los integrantes del Subcomité de Adquisiciones, Arrendamientos, Servicios y Enajenaciones de Bienes Muebles de Servicios de Salud de Veracruz en el acuerdo SE-01-010-2017, donde participaron todas las Direcciones Ejecutivas de SESVER, la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX) Delegación Xalapa, el Colegio de Contadores Públicos de Xalapa A.C., la Cámara Nacional de Artes Gráficas, la Subdirección de Contrataciones Gubernamentales, Administración de Riesgos y Activos de la Secretaria de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN), así como la Contraloría Interna de los Servicios de Salud de Veracruz.

Next