Cuarto de crisis

Manejo de crisis

¿Seguridad nacional para quién?

Joaquin Ortiz de Echavarria

2 Febrero 2017

Tras un par de intensas semanas de comunicación y filtraciones sobre lo qué le dijo Donald Trump a Enrique Peña Nieto en una llamada telefónica, después de la cancelación de la visita del mandatario mexicano a Washington DC, se pone en la mesa un asunto fundamental para los dos países: seguridad nacional

Son los cuatro espacios compartidos con Estados Unidos, los que tiene México: aire; tierra; mar y cyber espacio. Confluyen redes satelitales, frecuencias encriptadas, radares, redundancias, plataformas tecnológicas, intercambio de información entre el ejército y la marina de ambos países, así como todo aquello que es relevante para la lucha contra el crimen organizado, tráfico de drogas, armas, recursos financieros y personas. Tema fundamental para México y para USA.

Pero la pregunta relevante es ¿hasta qué punto el gobierno de Donald Trump querrá presionar a México para que modifique sus sistemas? ¿Le impondrá sus proveedores en telecomunicaciones, vehículos, armamento y nuevas tecnologías? ¿Respetará la Red Nacional de telecomunicaciones o buscará que sea Motorola quien la administre?

El secretario de Seguridad Nacional de EU, John Kelly, consideró que México puede ser un gran aliado de Estados Unidos en la lucha contra el tráfico de heroína y metanfetaminas, de la misma forma que Colombia colabora con Washington para combatir el contrabando de cocaína.

Es en este contexto, que el Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray Caso, estuvo en Washington, DC, donde se reunió con el Secretario de Estado, Rex Tillerson, y el Secretario de Seguridad Nacional, John Kelly.

A través de un comunicado, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) señaló que en las reuniones con ambos funcionarios, se abordaron temas de la agenda bilateral que han sido fijados como prioritarios por el presidente Enrique Peña Nieto: protección de mexicanos en Estados Unidos, migración, seguridad e infraestructura fronteriza, así como los distintos esquemas de cooperación que se realizan entre ambos países.

Relaciones Exteriores destaca que con esta visita, se continúa el diálogo y la comunicación que acordaron los Presidentes de ambos países en días pasados.

Kelly consideró que México puede convertirse en un “gran aliado” si EU le ayuda a erradicar los cultivos de amapola, de cuyo bulbo se extrae una goma con la que se elabora la heroína y otras sustancias, como el opio y la morfina.

“Creo que un enorme aliado puede ser México, por ejemplo, si le ayudamos a ir contra los cultivos de amapola, si les ayudamos a ir contra los laboratorios de producción y si les ayudamos a ir contra la heroína y las metanfetaminas mientras se mueven antes de llegar a la frontera”, consideró Kelly.

Kelly, un general retirado que conoce bien América Latina, puso como ejemplo de esa colaboración a Colombia, el “aliado más cercano” de Estados Unidos en Latinoamérica. “Si las drogas llegan a EU hemos perdido. Y pondré de ejemplo la cocaína en Colombia. El año pasado, nuestros amigos de Colombia, nuestros aliados más cercanos en Latinoamérica, erradicaron decenas de millones de plantas de cocaína, incautaron toneladas de cocaína y destruyeron centenares de laboratorios”, subrayó.



“Esa cocaína nunca llegó a Estados Unidos”, resaltó Kelly y explicó que si la cocaína no es detenida en Colombia y llega hasta Centroamérica, entonces es imposible detener su entrada en EU.

De esta forma, el titular de Seguridad Nacional defendió el enfoque de la “guerra contra las drogas” y abogó por perseguir a los criminales en los países donde se produce y por donde transita la droga.

No obstante, apostó por complementar los planes de colaboración con otros países con un esfuerzo a nivel nacional para erradicar el masivo consumo de drogas en EU, donde las muertes por heroína se han multiplicado en los últimos años, especialmente entre la comunidad blanca de clase media.

“La gente en el sur mira al norte y dice: ¿qué tal si dejan de culparnos a nosotros por no hacer lo suficiente para acabar con el tráfico de drogas? ¿Qué tal si ustedes paran la demanda y así el tráfico de drogas puede desaparecer?”, argumentó Kelly, exjefe del Comando Sur, encargado de las operaciones en América del Sur y Central.

En su mandato al frente del Comando Sur (2012-2016), bajo el Gobierno del expresidente Barack Obama, Kelly forjó alianzas con Colombia, Chile u Honduras, por medio de maniobras o programas de entrenamiento y formación.