Cuarto de crisis

Manejo de crisis

¿Cooperación útil?

Joaquin Ortiz de Echavarria

3 Noviembre 2016

¿Realmente funciona la cooperación internacional en materia de seguridad y combate a las organizaciones criminales? ¿Se comparte información, tecnología, procesos y procedimientos eficaces? ¿Está ganando la organización que han montado los criminales para operar tráfico de drogas, personas, armas, secuestros y otras actividades delictivas? Se firman acuerdos y se hacen pactos. ¿Pero quién garantiza que funcionen y den resultados? De acuerdo con el Índice Global de Competitividad 2015-2016 del Foro Económico Mundial, el crimen organizado, la ineficiencia de la burocracia y las políticas tributarias son problemas que, junto con la corrupción, delimitan el avance en la competitividad en diferentes países del mundo.

El rezago más importante para México se encuentra en el subíndice relacionado con el estado de derecho, el cual evalúa la existencia de reglas claras, certeza jurídica, seguridad pública y corrupción. Aquí México se ubica en la posición 40 y sólo supera a Colombia, Nigeria y Guatemala, de un total de 43 países. Además, México está entre los 10 últimos lugares del mundo, en la mayoría de los indicadores del estudio. Pero un freno de mano definitivo a la competitividad es la delincuencia. Crecientes costos del crimen organizado, mayores homicidios dolosos, así como mejoras insuficientes en la protección a acreedores, confianza en la policía y combate a la piratería; son algunos de los temas que tienen atorado al país azteca.

Estados Unidos ha promovido planes y acciones de apoyo en diferentes partes del mundo. En Colombia la ayuda que recibió este país en lo que se llamó Plan Colombia fue multimillonaria; además de la capacitación y soporte técnico al que tuvieron acceso sus fuerzas armadas y policíacas. Pero al parecer no es suficiente para contener la internacionalización del crimen que afecta el desarrollo económico y productivo de decenas de países alrededor del mundo. Hoy el crimen organizado opera como una multinacional: eficiente y rentable.

En este sentido, presidente Enrique Peña Nieto y su homólogo colombiano, Juan Manuel Santos, acordaron profundizar la cooperación entre ambas naciones en materia de combate al crimen organizado, ya que éste ha avanzado de manera más acelerada que las capacidades de ambos países para combatirlo, aseguró el mandatario mexicano.

Ambos países mantienen una cooperación en materia de combate al crimen organizado, mayor que otras naciones de Latinoamérica y el Caribe. “Hoy hemos hablado de extender esta cooperación a efecto de poder combatir con mayor eficacia al crimen organizado. Colombia y México somos dos naciones que a final de cuentas enfrentamos problemas en materia de seguridad muy similares”, aseguró. “Tenemos presencia de cárteles que operan en ambas naciones y de forma trasnacional; hemos sido testigos de cómo el avance institucional para combatir el crimen organizado ha sido menos acelerado que las capacidades que organizaciones criminales han alcanzado en ambas naciones”, reconoció. Por ello, abundó, “nos hemos propuesto profundizar nuestra colaboración y cooperación en materia de seguridad para enriquecer las políticas públicas que ambos gobiernos seguimos para combatir a los cárteles, para combatir al crimen organizado, a partir de lo que, reconocemos, es un problema común”. Este, dijo el presiente Peña Nieto, “es un problema que además tiene aristas muy similares, de las formas de operación y al mercado al que dirigen sus tareas las organizaciones criminales, tanto en Colombia como en México; habremos de profundizar nuestra colaboración, repito, en esta signatura”.

En tanto, el presidente colombiano explicó que México y Colombia “tienen retos similares en la lucha contra el crimen organizado y ahí podemos, hemos venido colaborando mucho, se hizo un inventario de todo lo que hemos hecho juntos y todo lo que podemos hacer, podemos hacer mucho más. Y ahí tomamos decisiones importantes en este frente. Seguiremos cooperando en la lucha contra la delincuencia trasnacional y el narcotráfico”.

Recordó que Colombia ha capacitado a más de 6,500 miembros de la fuerza pública mexicana en materia de inteligencia, antisecuestros, antiextorsión, “y de México hemos recibido, también, un gran apoyo y una gran ayuda”. Así las cosas el crimen organizado no solamente es un generador de delitos, también es un obstáculo que sabotea y detiene el desarrollo de países alrededor del mundo.