Cuarto de crisis

Manejo de crisis

Delitos online

Joaquin Ortiz de Echavarria

27 Octubre 2016

En México los costos anuales generados por ciberdelitos ascendieron a $3,000 millones de dólares en 2014, así lo dio a conocer Mariano Moral, Vicepresidente B2B de Telefónica México, luego de que la Asociación Española de Normalización y Certificación (AENOR) renovó el “Certificado del Sistema de Gestión de Seguridad” y las certificaciones ISO 27001 e ISO 20000 al Centro de Operaciones de Seguridad de la operadora en México.

La cifra que revela el estudio ‘Tendencias de Seguridad en América Latina y el Caribe’ de la Organización de los Estados Americanos (OEA), toma una mayor fuerza si se considera que a nivel global, de 2014 a 2015, las amenazas a la seguridad informática de las empresas aumentaron 38 por ciento, explicó Moral.

El Centro de Operaciones de Seguridad de Telefónica México se inauguró el pasado mes de abril con el propósito de fortalecer la protección de datos de usuarios y empresas, con tecnología de vanguardia para la detección y actuación contra amenazas en la red, con diversos servicios como la seguridad gestionada, monitoreo de eventos, ciberseguridad, gestión de comunicaciones móviles, así como tiempos de reacción ante cualquier contingencia y ataques tan potentes como el ocurrido el pasado 21 de octubre, que afectó las operaciones y la presencia en línea de empresas como Twitter, Netflix, Spotify, The New York Times y The Guardian, entre otros.

Este Centro, noveno en la red de SOC globales de Telefónica, cuenta con beneficios integrales como la gestión del servicio 24x7, permitiendo derivar los recursos TIC hacia los proyectos estratégicos y centrar los esfuerzos en los aspectos claves del negocio; la alineación de la estrategia en seguridad, para afrontar los riesgos crecientes y contar con una estructura flexible que se adapte a un entorno cada vez más complejo, tanto en amenazas como en cumplimiento de normativas; el acceso a la innovación y a las prácticas de seguridad más avanzadas, conforme a las necesidades del negocio, siendo más resistente ante los ataques que se pueden presentar; garantía de un nivel de servicio y mejoría de la eficacia, sin necesidad de inversión adicional y con reducción de costos de operación; y, acceso a recursos humanos expertos, con la capacitación y experiencia necesaria para monitorear todas las tecnologías necesarias.