Cuarto de crisis

Manejo de crisis

¿Cuánto durará el Coronavirus?

Joaquin Ortiz de Echavarria

26 Marzo 2020

La historia de la humanidad está infestada de plagas. Son más de mil millones de seres humanos los que han muerto por algún virus desde el año 430 antes de Cristo. Cada una fue diferente; tuvo un impacto sanitario distinto y dependiendo la cepa del virus, la mortandad fue también propia de su origen. Por ejemplo, en el año 166 después de Cristo la peste Antonina llegó a Roma y se extendió por todo el imperio. Duró 15 años y cobró 5 millones de víctimas. En el año 251, por su parte, la peste de Cipriano, procedente de Etiopía, cruzó Egipto; el norte de Africa y llegó a Roma. Prevaleció por 20 años y causó entre 3 y 5 millones de muertes.

Para el 1346 llegó la segunda oleada de Peste Bubónica, conocida como Peste Negra y mató a 34 millones de víctimas. La historia es generosa en esta materia. De ahí y con justa ansiedad, el que millones de personas en el mundo y México se pregunten insistentemente ¿cuándo y cómo terminrá la pandemia originada por el Coronavirus? ¿Cuáles son esas señales que indicarán el regreso a la normalidad?

Por ahora hay 487,648 seres humanos infectados; 22,029 muertos y 116,947 personas en recuperación en 173 países y regiones en el mundo. En los lugares afectados se busca contener la propagación del Coronavirus mediante el aislamiento de millones de personas en sus casas; trabajo a distancia; miles de análisis clínicos y en un enorme esfuerzo hospitalario por salvar la vida a los infectados. En México ya suman 475 casos; seis personas fallecieron y hay cuatro más en recuperación.

Ante estos números y con base en los aprendizajes históricos de otras pandemias es posible afirmar:

  1. El mundo tiene que reponder con enorme flexibilidad a la dinámica del Covid-19, en la medida en que su comportamiento no es exactamente igual en los países donde está.
  2. Se trata de un reto que desafía virulentamente los sistemas sanitarios de países desarrollados y no desarrollados. En muchos casos ya están colapsados como sucede en España e Italia.
  3. Como ha ocurrido en otras epidemias la duración y efectos de las mismas son muy variables: semanas, meses e incluso años.
  4. En la segunda década del siglo XXI la interconectividad y la movilidad son factores que juegan a favor y contra de la lucha del Covid-19. Por un lado la dispersión del virus derivada de la movilidad terrestre; aérea y maritima se ve fortalecida. Por otro lado, la interconectividad digital vía teléfonos celulares permite una mejor comunicación vía telemedicina para apoyar en la identificación de infectados y nuevos posibles brotes.
  5. Las redes sociales; la prensa y otras aplicaciones tecnológicas fortalecen la creación de conscienca y prevención ante la expansión del virus.

Tanto en el siglo XX como hacia principios del XXI, la tecnología no tenía un rol tan definitorio en el proceso de información en materia de prevención; actuación y recuperación en el manejo de una crisis como la del Coronavirus. Tal vez con mejores vehículos de comunicación entre 1918 y 1919, la denominada gripe española no hubiera matado entre 20 y 50 millones de personas en el mundo. Hoy queda en claro una situación que una vez que termine la pandemia por Coronavirus el mundo no será el mismo y el regreso a la normalidad será diferente a lo que se conocía antes del Covid-19. Cierto, como lo enseñan otras pandemias históricas, el Coronavirus también llegará a su fin.


Previous Next