Cuarto de crisis

Manejo de crisis

Urge privilegiar la capacidad sobre la lealtad: José Oscar Valdés

5 Noviembre 2019

La Cuarta Transformación debe desprenderse de los vicios del régimen anterior, apunta el funcionario de la FGR.

Ciudad de México, 05 de noviembre de 2019.- El presidente Benito Juárez tuvo el gran mérito de rodearse de gente más brillante que él; por eso brilló más en la historia. Sin embargo, este ejemplo no es seguido completamente por muchos en la 4T, quienes han caído en un servilismo impresionante. “Siguen al cargo, no al hombre, comentó José Óscar Valdés Ramírez, doctor en Derecho Constitucional y titular de la Unidad de Análisis de Delitos Fiscales y Financieros de la Fiscalía General de la República (FGR).

Juárez, quien hablaba del servicio público como un apostolado, “siguió una norma simple: privilegiar la capacidad sobre la lealtad”. Tan de moda ahora, y citado hasta el cansancio, Juárez supo aglutinar a su alrededor a las mentes más lúcidas de su tiempo, señala Valdés en su columna semanal en el portal mexiquense Report3. “Tenía un gabinete de Republicanos que todos hicieron Historia, pero fue Juárez quien los aglutinó”, aseveró.

Tan sólo en el Ministerio de Relaciones Exteriores, por ejemplo, pasaron personajes tan ilustres como Melchor Ocampo, Santos Degollado, Francisco Zarco, Sebastián Lerdo de Tejada e Ignacio Mariscal. Y qué decir de Ignacio de la Llave, León Guzmán, Manuel Doblado, Ignacio L. Vallarta, Ignacio Ramírez, Ignacio Zaragoza, Ignacio Comonfort, José María Mata y Guillermo Prieto.

En cambio, actualmente “es triste ver que la gente sólo busca a las personas porque tienen cargos públicos, como si los cargos dieran más inteligencia o te hicieran mejor ser humano”, recalcó Valdés Ramírez, quien invitó a cambiar este viejo hábito, que proliferó en el anterior régimen. “La gente hace dioses a los servidores públicos, les ofrece todo en espera de favores, siguen en el chip del PAN y del PRI.”

En el otro lado, está el funcionario público que todavía conserva actitudes de prepotencia y “trata con la punta del pie a sus empleados, quienes no se quejan por temor a perder su empleo”. Estos jefes, añadió, le hacen un “flaco favor a la Cuarta Transformación”. Por ello, invita a no seguir “endiosando” a los servidores públicos. “Deben estar sobre de ellos, exigirles que cumplan con su trabajo no adularlos, ni alabarlos.”

Entre los grandes méritos de Benito Juárez, quien defendió los intereses nacionales a capa y espada y fue declarado Benemérito de las Américas, está sin duda la separación entre iglesia y Estado, el régimen que aún hoy disfrutamos los mexicanos. Para llevar a cabo la Cuarta Transformación, es preciso que rodearse de la gente más talentosa y dejarla actuar, en beneficio de México.


Previous Next