Cuarto de crisis

Manejo de crisis

Pero qué necesidad…

Joaquin Ortiz de Echavarria

Jueves, 1 de septiembre 2016

¿Para qué sirvió el encuentro entre Enrique Peña Nieto y Donald Trump? Más allá de la controversia; la anécdota y los chistes. Comentarios van y vienen. La mayoría en contra de la reunión con un candidato a la presidencia de Estados Unidos, quien aún está lejos de ser electo y se encuentra abajo en las encuestas en relación con su oponente Hillary Clinton. ¿Qué ganó México?

Al concluir el encuentro, Peña Nieto, a través de las redes sociales, aseguró que de ninguna manera el país pagará por la construcción del muro fronterizo. Más tarde, en entrevista televisiva, el mandatario explicó que Trump representa un riesgo y amenaza para el país y debido a ello tomó la decisión de 'enfrentarlo'. "Le dije que esa no era la vía para poder construir una relación que fuera benéfica para ambas naciones. Se lo hice notar ampliamente y le dije que lo primero que demandábamos era que hubiese respeto mutuo", dijo. Al inicio de la conversación con Donald Trump dejé claro que México no pagará por el muro. — Enrique Peña Nieto (@EPN) 31 de agosto de 2016.

Tras la reunión, el candidato republicano dio a conocer en Arizona, las cinco metas que son prioridad en su agenda respecto a la relación entre México y Estados Unidos: Terminar con la inmigración ilegal; velar por la seguridad fronteriza; desmantelar los cárteles de la droga y detener el flujo de armas, drogas y dinero a través de esa zona; mejorar el TLCAN, y cuidar la industria manufacturera en el hemisferio. ¿Se acabaran los insultos a México? Seguramente no.

Peña Nieto afirmó que algunos de los posicionamientos que ha hecho Donald Trump, candidato republicano a la Casa Blanca, “sí son una amenaza para México”.

Entrevistado por Denise Maerker en el noticiero 10 en punto, respecto a la reunión que sostuvieron afirmó “no puedo decir que este encuentro vaya a cambiar las posiciones que Trump tiene sobre México, pero creo que fue constructivo para el desarrollo de ambas naciones.”

Por su parte, John Podesta, jefe de campaña de Hillary Clinton, precisó que Trump, quien ha pasado un año insultando a los mexicanos, mintió sobre el tema durante la conferencia conjunta que ofrecieron en Los Pinos, tras la reunión privada que su contrincante sostuvo con el presidente mexicano.

"Resulta que Trump no solo se tragó sus propias palabras, sino que también le ganaron la negociación y mintió sobre ello. Lo que hemos visto hoy es a un hombre que dice ser el ‘máximo negociador’ y no tener el coraje para defender sus promesas de campaña cuando no está frente a una multitud de seguidores”, agregó Podesta. Clinton retomó el tuit enviado por el Ejecutivo mexicano y citó a Trump con una promesa de no mentirle a la gente, a pesar de que había asegurado que no lo haría.

Peña comentó sobre las acusaciones del magnate contra los mexicanos que le hizo saber que el pueblo de México se había sentido agraviado por sus comentarios.

Reiteró que la visita del magnate se debió a una invitación realizada a ambos candidatos presidenciales, sin embargo, el equipo de Hillary Clinton aun no ha respondido. Cuestionado sobre el muro que planea el candidato republicano afirmó “lo digo con toda claridad, fui enfático en señalarle que México de ninguna manera pagaría el muro”, afirmó.

Señaló que después de la reunión notó un cambio en el tono del magnate respecto a los mexicanos. “¿Quién pagará por el muro? Eso no los discutimos”, respondió Trump durante la conferencia conjunta desde el salón Adolfo López Mateos de Los Pinos cuando un reportero le preguntó al respecto. ” Hablamos del muro pero no discutimos sobre ello. Eso será para un encuentro posterior”, agregó.

Trump calificó a Peña Nieto como un “amigo”, ensalzó a los estadunidenses de origen mexicano como “trabajadores de primera” y aseguró que en el encuentro no se habló de quién pagará el muro que ha prometido levantar en la frontera pasándole la factura a México. Más tarde, la campaña de Trump difundió un comunicado en el que mantuvo que la reunión de hoy no fue una “negociación”, algo que habría resultado “inapropiado”, sino que fue “la primera parte de una discusión” que esperan continuar.

Peña Nieto y Trump calificaron el encuentro como cordial ante los medios, a pesar de que el polémico empresario ha utilizado a los inmigrantes, especialmente los mexicanos, como blanco favorito de sus ataques ante sus seguidores durante la campaña.