Cuarto de crisis

Manejo de crisis

¿Fenómenos naturales o desastres?

Joaquin Ortiz de Echavarria

Jueves, 11 de agosto 2016

Corrupción; falta de coordinación y preparación de equipos de emergencia; ausencia de prevención y sistemas de telecomunicaciones deficientes; son algunos de los elementos que permiten que un fenómeno meteorológico se transforme en desastre que de natural no tiene nada. El tratamiento que cada estado de la República Mexicana le da a sus sistemas de protección civil complican la coordinación con las instancias que a nivel federal manejan una emergencia como la Marina Armada de México; la Secretaría de la Defensa Nacional; el Sistema Nacional de Protección Civil y la Policía Federal.

Por ejemplo, si los sistemas de telecomunicaciones no son compatibles entre las entidades del gobierno federal que gestionan una crisis y los que han comprado los estados, -que incluso no participan en la red nacional de seguridad de telecomunicaciones-, las decisiones y el apoyo a los afectados generan una crisis en la crisis. Tan simple como que los radios que se usan no se pueden comunicar entre sí; incluso operan en frecuencias diferentes y son plataformas incompatibles. Así parece confirmarlo la tormenta Earl.

Sus consecuencias: se confirma la muerte de 50 personas en Puebla, Veracruz e Hidalgo, informó el director de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación (Segob), Ricardo de la Cruz. Son 36 decesos en Puebla, 13 en Veracruz y uno en Hidalgo. Dijo que aunque no se tienen reportes de que haya alguna comunidad incomunicada, lo peor del fenómeno Earl fue en Puebla; ahí se recibió el impacto más fuerte, particularmente en Huauchinango, Tlaola y Xicotepec, que fue donde ya se emitió la declaratoria de emergencia.

¿Hasta dónde es culpable la naturaleza de un desastre que no puede ser calificado de natural?

El funcionario federal aclaró que continúan las labores de búsqueda y rescate no se puede cuantificar el número de personas desaparecidas, porque varias de ellas abandonaron sus hogares para trasladarse a algún refugio. “Tenemos cuatro células permanentes de búsqueda y rescate conformadas por equipos municipales, estatales y federales que seguirán trabajando por varios días en esto.

La emergencia no ha bajado porque “hay que recordar” que continúa la temporada de lluvia. Hay que estar alertas en zonas que posiblemente quedaron reblandecidas por el agua, dijo. Ya se instaló el Comité de Evaluación de Daños en Puebla y se emitió la declaratoria de desastre para 29 municipios, lo que permitirá acceder a recursos federales para la reconstrucción, porque el mayor daño fue en viviendas, algunos puentes y carreteras. Sobre la tormenta Javier, dijo que a pesar de que impactó en Baja California Sur, no hay ninguna afectación grave y el riesgo ha disminuido. “Ya se autorizó la declaratoria de emergencia de manera preventiva para dos municipios, Los Cabos y La Paz, donde los aeropuertos están funcionando con normalidad y la zona hotelera”, concluyó.

Por su parte, el secretario de Desarrollo Social (Sedesol), José Antonio Meade Kuribreña y el gobernador del estado, Rafael Moreno Valle, instalaron el Comité de Evaluación de Daños tras las afectaciones que dejó la tormenta tropical Earl en la entidad. Meade Kuribreña indicó que recorre la zona de Huauchinango con el objetivo de coordinar la ayuda social destinada a las familias afectadas por Earl.

Puntualizó que el gobierno federal va a destinar unos ocho millones de pesos al empleo temporal en Huauchinango, que en una primera etapa tendrá un alcance de diez días. Agregó que de los siete albergues instalados para atender a la población afectada, cinco siguen ofreciendo resguardo y alimento a través de Diconsa y Liconsa.