Cuarto de crisis

Manejo de crisis

Hay 13 mil kilómetros de ductos vulnerables

Joaquin Ortiz de Echavarria

17 Enero 2019

¿Están bien resguardadas las instalaciones estratégicas del Estado Mexicano? Plantas petroquímicas; tendidos eléctricos e hidroeléctricas; presas; redes de telecomunicaciones; satélites; ductos; plataformas marítimas; puertos; aeropuertos. En fin centenas de sitios estratégicos, clave para la vida de millones de mexicanos.

Quedó claro que después de algunos días de desabasto de gasolina en diferentes estados del país, prevaleció el nivel de afectación de cientos de miles de personas fue muy grande. Millones de pesos en pérdidas de empresas y compañías; alteración de la rutina de miles de personas y colas interminables de decenas gasolinerías presenciaron lo que es una afectación directa en una instalación estratégica por el daño delictivo que ha generado el huachicol. ¿Está el país preparado para una afectación mayor?

Al menos el 35% de los ductos por los cuales se transporta gasolina en el país son vulnerables al crimen organizado. De acuerdo con datos de la Secretaría de la Defensa Nacional, se tienen registrados un total de 56,000 ductos en todo el territorio nacional y 19,000 requieren vigilancia militar o policial para evitar el huachicoleo.

Hay 13,000 etiquetados como problemáticos y 6,000 como críticos. En estos últimos fueron desplegados, desde el 5 de enero, más de 5,000 elementos. El tramo ya vigilado, con bases operativas cada determinada distancia, incluye los ductos de Salamanca-Guadalajara y Tula-Salamanca. En otros cinco ductos, considerados como problemáticos, se autorizó ya la custodia, desconociéndose hasta ahora cuántos militares y policías participarán. Estos son: Tuxpan-Tula,Tula-Azcapotzalco (turbosinoducto), Brownsville-Reynosa-Cadereyta, Ciudad Madero-Ciudad Victoria-Cadereyta y San Martín Texmelucan-Valle de México. “Estamos trabajando las Secretarías de la Defensa, Marina y Seguridad Pública Federal en definir los efectivos necesarios para dar seguridad a estos nuevos cinco ductos en el país y ejecutar la operación a la brevedad posible”, dijo el general Arturo Velázquez, encargado de los operativos, y quien reconoció: “No todo ha sido miel sobre hojuelas, para avanzar hay que sufrir”.

Uno de los ductos clave, que será resguardado por fuerzas federales, es el Tuxpan-Tula-Azcapotzalco, el cual nutre de combustible al centro del país y por donde corre la mayor cantidad de gasolina importada: 170,000 de los 600,000 barriles traídos desde el extranjero, casi la tercera parte. La semana pasada, este ducto fue averiado por huachicoleros al menos en tres ocasiones, pero desde el viernes a las 23:00 horas se mantiene intacto. “Estamos en la conclusión de que si se vigilan los ductos, pueden operar con más eficiencia”, aseguró Octavio Ramírez Oropeza, director de Pemex. Con la reapertura de los siete ductos ya mencionados, tanto en los tramos críticos como problemáticos, se planea terminar con la crisis de desabasto en el país, brindar una oferta adicional de 383 mil barriles diarios y llegar al superávit.

Además de vigilancia, policías, marinos y militares tienen la orden de otorgar seguridad a instalaciones estratégicas de Pemex y proteger convoyes de pipas o autotanques utilizados para el traslado.

En torno a la inquietud sobre de dónde saldrán los elementos para tener presencia física en 19,000 kilómetros en riesgo, el presidente Andrés Manuel López Obrador y el encargado de la PGR, Alejandro Gertz, hablaron de efectivos que servían de escoltas a ex funcionarios públicos y de integrantes del Estado Mayor Presidencial. “Esta semana se lleva a cabo la incorporación de cerca de mil agentes de la Policía Federal Ministerial que estaban haciendo funciones de custodios durante la administración anterior”, expuso Gertz, mientras el primer mandatario detalló: “Esos mil estaban al servicio de particulares y de funcionarios, protegiéndolos como guardaespaldas y eso se terminó, era parte de la prepotencia y del influyentismo que había”. Además recordó la disponibilidad de 8,000 integrantes del Estado Mayor Presidencial, “y espero también que esta semana se apruebe la reforma para la creación de la Guardia Nacional, porque vamos a contratar más elementos”, señaló. —Ya hubo enfrentamientos entre militares y huachicoleros—se le recordó en alusión a las retenciones de soldados en Tula, el fin de semana pasado. –Ha habido problemas, pero la instrucción es no confrontar con la población. Una de las estrategias de las bandas de huachicoleros es apoyarse con la gente de las comunidades. ¿Qué hacen? Van a pinchar un ducto y le dicen a la gente: ‘ahora a recoger combustible en cubetas’, para que tengan ingresos.


Previous Next