Cuarto de crisis

Manejo de crisis

México: no confío en ti

Joaquin Ortiz de Echavarria

5 de mayo 2016

México cayó nueve escaños en la confianza de los inversionistas extranjeros, respecto del año pasado. Quedó en la posición número 18, de acuerdo con el Índice de Confianza de Inversión Extranjera Directa 2016 de A.T. Kearney: el peor registro desde 2011, cuando no alcanzó a situarse en el Top 25 del índice.

Esta calificación tiene como contexto una cautela mundial que actualmente está favoreciendo inversiones en países desarrollados, lo que ha reducido el flujo en toda la región latinoamericana, señaló Ricardo Haneine, socio de la firma A.T. Kearney.

Asimismo, dijo que en el caso de México influyó la caída de las altas expectativas no concretadas en torno a las reformas, una percepción negativa en materia de transparencia, corrupción y seguridad, además de una disminución en la inversión destinada a infraestructura.

En conferencia indicó que como resultado de la reforma energética, por ejemplo, el gobierno esperaba un crecimiento económico de 4.7 a 5.3 por ciento y una inversión de 62 mil millones de dólares en el periodo 2015-2018.

El reporte señala una expectativa de crecimiento del PIB de 2.6 por ciento anual para los próximos tres años. “Las reformas son importantes porque sin ellas podría haber sido mucho peor. Basta mirar a los demás países latinoamericanos que no consiguieron colarse en la lista. Me parece que son la base para poder seguir siendo un país competitivo, porque este año nos vimos afectados por circunstancias fuera de nuestro control”, apuntó.

México se posicionó como el cuarto país más atractivo en el continente y el segundo en América Latina, debajo de Brasil. La IED en México creció 13 por ciento en 2015, impulsada principalmente por los cuatro mil 400 millones de dólares que representó la adquisición de Iusacell y Nextel por parte de AT&T, además de los dos mil 200 millones recibidos por la compra de una unidad de Vitro.

Sin embargo, los 29 mil millones de dólares recaudados el año pasado están lejos de los 45 mil millones que se recibieron en 2013, el dato más alto registrado.

Ildefonso Guajardo, secretario de Economía expuso en entrevista con El Financiero que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) aún clasifica a México dentro de los diez países más atractivos para la inversión.

“El promedio de IED en México entre la firma del TLCAN y el inicio de este sexenio estaba alrededor de 19 mil millones de dólares anuales, mientras que el promedio de los primeros tres años de este sexenio es de 33 mil millones de dólares anuales.

Los inversionistas buscan alejarse de la volatilidad, y las acciones claras y contundentes como las que el país ha adoptado, lo convierten en una gran alternativa en la que los inversionistas siguen confiando”, señaló.

Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), lamentó la posición de México en el estudio, pero destacó que es un fenómeno común en las economías emergentes. Además, explicó que la naturaleza estructural de las reformas significa que los efectos se verán en el largo plazo.

Por su parte, Manuel Díaz, de GrupoEi, dijo que los conflictos que han bloqueado las leyes secundarias, como la Ley 3de3, exacerban los problemas de imagen del país, pese a que no ha habido una crisis recientemente.